La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Chicales, la joya de la comida pahuatlense

SHARE


Entre los meses de mayo y junio, en las cocinas del Pueblo Mágico de Pahuatlán, un incesante aleteo se mezcla con el húmedo aire que colorea cada rincón. Estas deliciosas señales de la naturaleza poblana sólo tienen un significado: la temporada de chicales ha comenzado. Una de las épocas más exquisitas y esperadas del año por miles de pahuatlenses y habitantes de la Sierra Norte de Puebla.

Época de sabores

Las primeras lluvias de mayo enervan las tierras y los miles de nidos de esta hormiga comienzan a mostrarse. La humedad de la temporada ayuda también a abrir estos complicados laberintos. La recolección de este insecto se produce sólo una vez al año por lo que cada temporada es sumamente valiosa por los pahuatlenses y comerciantes.

chicales

Esta rica tradición ha hecho que los pobladores conozcan de antemano los diversos nidos para cazar chicales. Sin embargo, con cada lluvia, nuevos hormigueros se forman por lo que las posibilidades de conseguir más de estos insectos aumenta. La captura se realiza durante la noche con lámpara en mano. Se debe realizar de forma sigilosa ya que las hormigas atacan cuando se ven amenazadas.

Manjar de alas

Los chicales son atrapados uno por uno y depositados en cubetas de plástico con tapa. Esto debido a que son capaces de morder las bolsas de plásticos y escapar. De cada nido, se pueden extraer de 20 a 25 insectos. Una vez capturados, las cocineras y cocineros limpian a los chicales, les retiran las alas y los congelan para disfrutarlos durante meses posteriores.

Chicales



Aunque muchas son sus formas de comerlos, no hay como la clásica salsa de chicales con carne de cerdo. Para realizar este platillo se deben freír y machacar hasta formar una pasta uniforme. Posteriormente se añade el caldo, la salsa verde y la carne de cerdo para cocinar todo junto. En algunos hogares es usual comerlos en tacos con una picosa salsa de mesa y escucharlos crujir.

Chicales

Debido a lo difícil que puede resultar su recolección, su precio se puede elevar hasta los 800 pesos por un cuarto de kilo en diversos puestos de mercado. No importa la manera en la que decidas comerlos, lo importante es hacerlo.

Continuar leyendo: Lugares para desayunar en Puebla



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN