La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

La leyenda del coyote de La Constancia

SHARE


Por sus gigantes y antiguas instalaciones se forjaron los cimientos que dieron pie a esta gran cuidad. La Constancia Mexicana no es sólo un edificio más en el amplio espectro de protagonistas poblanos. Se ha vuelto una parte fundamental para conocer el pasado de la Angelópolis gracias a sus cientos de historias y relatos que siguen resonando en la actualidad. Una de ellas es la leyenda del coyote de La Constancia.

Animal infernal

La leyenda del coyote de La Constancia cuenta que durante los primeros años de la antigua fábrica, había un gran espacio destinado para la vivienda de los trabajadores. Estos eran grandes edificios donde descansaban los empleados y sus familias. Aquí también vivía un velador de nombre Ciriaco quien cuidaba de todo el complejo textil.

Maquinaria de La Constancia Mexicana

Durante esta gran época industrial, se decía que un coyote pasaba de puerta en puerta por todas las viviendas. Cuando llegaba a una, se paraba en sus patas traseras y colocaba sus orejas en las puertas tratando de escuchar lo que pasaba dentro. Ciriaco fue alertado por sus compañeros acerca de la presencia de este animal que atemorizaba a todos. El miedo era mayor ya que el velador se encontrada todas las noches en la azotea y le era difícil hacer algo.

Fachada de la antigua Constancia Mexicana



Una noche, Ciriaco decidió matar al animal y preparó su arma para dar punto final a este inquietante suceso. Cuando el momento llegó, pudo percatarse como el coyote actuaba de forma extraña. Le apuntó directo a la cabeza y disparó pero no se produjo ningún sonido. Al siguiente día y con varios consejos de sus compañeros para acabarlo de una vez por todas, el velador lo volvió a intentar. Colocó una bala de plata en su cañón y al ver al coyote le disparó impactando su costilla. De inmediato, el mamífero comenzó a lazar grandes ruidos de dolor humano y maldiciones.

El fin de un tormento

Los vecinos salieron en segundos y decidieron llevar el cadáver del coyote a un parte alta para ser visto. Extrañamente, el animal ya era otro cuando lo arrastraron: tenía el pelo oscuro además de ser enorme y gordo. Al día siguiente, un grupo de autoridades arribaron al sitio buscando al velador acusándolo de haber disparado contra un hombre de tez morena quien lo delató antes de morir.

Coyote mexicano

Ciriaco condujo a las autoridades hasta el sitio donde enterraron al animal. Al llegar se percataron que sólo había una piel de oveja con un impacto de bala en el costado. Ante el misterioso caso, los policías decidieron dejar en libertar al velador y continuar adelante. Hasta estos días, se dice que la leyenda del coyote de La Constancia podría volver en algún sitio similar.

Continuar leyendo: La leyenda del mensajero de Cuautlancingo



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN