La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

El increíble Templo de la Concordia

SHARE
, / 588 0


Un extravío temporal que nos devuelve de un solo golpe a los siglos XVI y XVII de la Puebla antigua, nos provoca el Templo de Nuestra Señora de la Concordia, mejor conocido como el Templo de la Concordia. Este edificio ubicado en el centro de la ciudad, probablemente no sea el más conocido ni el más mencionado entre la gente. Sin embargo, detrás de él se esconde una inmensa y profunda historia que sigue resonando en la actualidad.

Espejo de historias

El Templo de la Concordia se creó sobre lo que fue la ermita de la cofradía de la Santa Veracruz. A partir de 1535, el inmueble fue reedificado y desde 1545, funcionó como catedral provisional. Fue hasta 1654 cuando el obispo Diego Osorio de Escobar y Llamas asignó a la agrupación conocida como el “Venerable Concordia de Sacerdotes”, el edificio.

Templo de La Concordia

Bajo el patrocinio de San Felipe Neri, el grupo religioso colocó la primera piedra del nuevo templo en 1670. Tan sólo seis años después, el edificio fue dedicado al santo antes mencionado. El encargado principal de la construcción fue el arquitecto Carlos García Durango, quien había realizado la torre norte de la Catedral de Puebla.



Interior del Templo de la Concordia

Encuentro eterno

Su fachada está compuesta de granito con esculturas de mármol blanco. Cuenta con un par de pilastras dóricas donde descansan las estatuas de San Pedro y San Pablo. En su interior se puede apreciar un estilo barroco que fue transformado al neoclásico hasta el año de 1831. También se aprecian las pinturas barrocas del pintor Miguel Jerónimo Zendejas. La iglesia cuenta con una sola nave en forma de cruz latina comprendida en cuatro tramos abovedados.

Patio de los Azulejos

En la actualidad, el Templo de La Concordia se compone de una casa de ejercicios donde destaca uno de los espacios coloniales más bellos de la ciudad: el Patio de los Azulejos. Este lugar se distingue por su espectacular decorado que seduce a toda mirada curiosa. La iglesia se ubica en la calle 3 Sur y 9 Poniente, frente a la Iglesia de Santa Inés y la pequeña plazuela que separa ambas edificaciones poblanas.

Continuar leyendo: Iglesias insólitas de Puebla que debes conocer



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN