La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Los Niños Dios de Puebla más venerados

SHARE


El Niño Dios es hoy por hoy, una de las figuras más veneradas dentro de la religiosidad poblana. Su legado e importancia, va más allá de una adoración. Se ha vuelto parte de la cotidianidad de las diversas regiones del estado. La tradición señala que el Niño Dios debe ser vestido con un traje nuevo cada año. El ajuar incluye corona, zapatos, huaraches, moisés, nichos, aureolas, sillas, cobijas, tilmas y hermosas ropas miniatura. Existen más de 300 maneras de vestirlo además de existir una gran cantidad de personas que se dedican a decorar a estas figuras. Los Niños Dios de Puebla son especialmente seguidos por cientos de personas que depositan su fe y creencias durante muchos años.

El Niño Dios de Tepeaca

La escultura del Niño Dios es considerada como una verdadera joya del arte sacro. Los hay tallados en madera o de yeso además de tener muchos modelos, tamaños, tonalidades de piel y color de ojos. Uno de los Niños Dios de Puebla más venerados es el Santo Niño Jesús Doctor de los Enfermos o mejor conocido como el Niño Dios de Tepeaca. Esta figurilla se encuentra en la Parroquia de San Francisco en Tepeaca, Puebla. Fue traída por una monja de la orden de las Josefinas en el año de 1942.

Niño Dios de Tepeaca

La figurilla de origen cubano, llegó al hospital de Tepeaca y poco a poco se empezó a ganar la adoración de las personas y pacientes del nosocomio.  Luego de un cambio de lugar, el Niño Dios regresó a Puebla y prontamente se ganó el consentimiento y popularidad de todos los habitantes.

El Niño Cieguito

Las vestiduras de cada Niño Dios dependen del bolsillo de sus fieles. Algunos llegan a incluir perlas, hilos de oro o plata, pequeñas coronas y ricos bordados que implican largas horas de trabajo. El Niño Cieguito de Puebla es otra de las grandes figuras religiosas. La iglesia donde se encuentra se ubica entre las calles 16 de septiembre y la 9 Oriente.

Niño Cieguito



Este templo, adjunto al convento de las Monjas Capuchinas, cuenta con un estilo necoclasico. La historia de este niño se remonta a la ciudad de Morelia cuando fue robado a una monja capuchina. El ladrón decidió arrancar los brillantes ojos de la imagen ya que parecían dos perlas. Esto provocó que la imagen comenzará a sangrar de los ojos. Luego de esto, la monja decidió regalar la figura a su hermano sacerdote que vivía en Puebla. A partir de esto, las personas suelen visitar al Niño Cieguito para pedir por necesidades de suma dificultad.

Santo Niño Milagroso de Tlaxcala

Aunque cada Niño Dios de Puebla tiene una fecha precisa de conmemoración, el 2 de febrero es la fiesta más emblemática para todos. La mayoría de personas llevan a sus imágenes a bendecir a la iglesia. Esto da pie a la tradición del Día de la Candelaria donde también se realiza la tradicional “tamaliza”.

Santo Niño Milagroso de Tlaxcala

A pesar de que no forma parte del territorio poblano, la tradición del Santo Niño Milagroso de Tlaxcala llega hasta este lugar. Se ubica dentro de la Parroquia de San José cerca del Centro Histórico de la entidad vecinaEsta escultura es visitada diariamente por feligreses. Ya sea oriundos de Tlaxcala o de otros lugares de la República Mexicana y del extranjero.

Continuar leyendo: Los santos de Puebla más venerados



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN