La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

El mural del Paseo de la Barranca de Zacatlán

SHARE



Un millón de cristales adornan el firmamento poblano. Es una señal de los dioses y un manifiesto de folclor religioso. En sus caras se puede mirar la vida, el origen, muerte y verdad. No existe pasado que no pueda admirarse en este panorama del universo. El antiguo universo náhuatl y los ojos de la vida eterna. Es el mural del Paseo de la Barranca de Zacatlán, un espectáculo visual adornado de magia ancestral y religiosa.

El manto de los dioses

El mural del Paseo de la Barranca de Zacatlán es una mirada de nuestro pasado representada a través de magnificas figuras del universo prehispánico y once pasajes bíblicos. Esta obra de arte fue diseñada por manos indígenas y extranjeras con la ayuda de millones de mosaicos y vidrios de la localidad. El trabajo fue coordinado por la artista plástica Trish Metzner-Lynch en compañía de Mary Carmen Olvera.

Vista del mural del Paseo de la Barranca en Zacatlán

Esta obra, de 100 metros de longitud, se ubica a un costado del panteón municipal. Su perfecta ubicación, muy cercana a la Barranca de los Jilgueros, hace de esta pieza monumental un sitio de emociones excitantes.

Vista del mural del Paseo de la Barranca en Zacatlán




El mural está divido en diversos aspectos de la región como el pasado prehispánico, el origen de Zacatlán y algunas escenas de la religión moderna. Aquí se pueden ver representaciones de seres espirituales y deidades de colores envueltos en el pasado del gran México antiguo. De igual manera, existen imágenes sobre la creación, el Génesis, el pecado de Adán y Eva, la anunciación del Ángel Gabriel y la llegada de Jesús. De igual manera se pueden observar escenas como la infancia de Jesús, la resurrección de Lázaro así como la pasión de Cristo.

Vista del mural del Paseo de la Barranca en Zacatlán

El mural del Paseo de la Barranca de Zacatlán esta hecho en su mayoría de desechos. La construcción de sus figuras fueron dibujadas en cartón y luego colocadas en la pared del panteón. Luego de esto, se “rellenaron” con los mosaicos y pedazos de vidrio. Hoy en día y el tiempo a cuestas, esta obra de arte es la lumbrera del bello Pueblo Mágico. Una señal del cielo donde la historia tiene un aposento de color.

Continuar leyendo: Las 7 cosas que hacer en Zacatlán




Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN