La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Platillos poblanos que ya nadie prepara

SHARE


Por ahí dicen que la gastronomía de Puebla está de moda; pero que el encanto no durará mucho. ¡Como si los platillos más ricos de México no estuvieran siempre presentes! Porque, nadie puede negarlo, la comida de nuestro estado es referente en cuanto a lo delicioso. Lo que sí está de moda, sobre todo en la capital angelopolitana, son algunos elementos como el mole, los chiles en nogada, las chalupas, las cemitas, los tlacoyos… Sin embargo, nuestra cocina es más vasta. Por eso traemos este breviario sobre los platillos poblanos que ya nadie prepara.

platillos poblanos que ya nadie prepara pipian verde

Los platillos poblanos en el olvido

El mole podrá ser delicioso, único, manjar de dioses; pero no lo es todo. Para ir de lo más conocido a lo menos recordado, empecemos esta lista de platillos poblanos con el pipián. Siendo más específicos, el verde, porque “el rojo cualquiera lo hace”. “No son enchiladas”, es pepián –porque esa es la forma correcta de pronunciar su nombre–. Es una salsa espesa con base de pepita de calabaza. Entre sus condimentos lleva tlanilpa, hoja santa de la que seguro no has escuchado, pecador que vive de pizza y comida instantánea.

¿Qué tal el manchamanteles? Ese molito que lleva fruta y que ha arruinado cientos de camisas. De ese sí habrás al menos tenido noticias. Ahora probemos con el aguacero, el cuete mechado, el cuete verde, el pipincán y el molito negro. ¿Tienes que llamar a la abuelita para que te explique qué son? Entre todos ellos, al menos el molito negro debe estar en tu memoria: aguadito, picosito, con espinazo de cerdo. No el de Oaxaca, ése es otro. Por el que los poblanos salivamos es más rico.



Para no dejarte tan mareado, pensemos en adobo negro y colorado; más populares. Revoltijo, parrillada antigua, el asadito de res –bueno para todos los enfermos, decían las abuelitas– y el chilatito de pollo, que en realidad es de Guerrero, pero merece una mención; finalmente, la gallina almendrada, tan cara que sólo se le ve en Navidad.

Y tú, ¿cuántos de estos platillos poblanos lograste identificar? Si la lista es corta, quizá te conviene dejar el restaurante y visitar este fin de semana a la abuelita para que te regale algunas clases de cocina.



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN