La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

Puebla en la Independencia, la historia que pocos saben

SHARE
, / 663 0



El movimiento de Independencia de México es un periodo de la historia nacional que marcó la vida de todos los habitantes del país. Sacudió al gobierno de aquel tiempo y puso en alerta a varias ciudades del país, incluida Puebla. Esto ante el temor de que tropas insurgentes llegaran tomar la Angelólpolis. Recuerda que puedes leer la nota completa en nuestra versión impresa. Para ver este y más contenidos da clic aquí.

Entrevista

Eric David Montero y el historiador Pedro Ángel Palou

Por Eric David Montero.
Agradecimiento especial al maestro Pedro Ángel Palou, historiador del Estado de Puebla.

El año 1810 fue clave para la historia del país.  Mientras en España se libraba una batalla por el trono entre Francisco VII y Napoleón Bonaparte, en México comienza a gestarse la guerra de Independencia. Hidalgo haría un llamado a sus feligreses a revelarse y a tomar las armas en contra del gobierno.

La Independencia en Puebla

En Puebla la situación no era la misma. Ese mismo año en la ciudad se creaba una comisión formada por varios hombres importantes, entre ellos alcaldes, regidores y el gobernador. Todos ellos mostraron obediencia y fidelidad a Fernando VII. Esto a través de un juramento firmado por  nombres como José Joaquín España, Antonio Joaquín Pérez, Antonio Torres Torija y Juan Zapata.

El paso del virrey Francisco Javier Venegas por la ciudad de Puebla estaba anunciado para el 31 de agosto, acontecimiento que sucedió hasta el 1 de octubre, fecha en que se cumplían dos semanas de haberse descubierto la conspiración de Querétaro y de haber iniciado el movimiento armado.

Puebla declarada fiel y obediente a Fernando VII tendría que tomar acciones ante los acontecimientos suscitados en Dolores Hidalgo y Guanajuato. Las autoridades decidieron formar dos frentes para proteger la ciudad. Así,  Voluntarios distinguidos de Fernando VII y Patriotas del Pueblo, subsidiados por la gente acomodada de la ciudad, principalmente comerciantes.




El clero no podía permanecer inmóvil ante la situación así que Manuel Ignacio González del Campillo expidió el 26 de octubre una pastoral en contra de Hidalgo, Aldama y Allende, imponiéndoles la pena de excomunión por haberse sublevado al gobierno, y en cuestión militar se comienza a patrullar la zona además de mandar a fabricar municiones ante cualquier contingencia que se llegase a presentar.

Miguel Hidalgo y Costilla

Tropas poblanas se unen a Morelos

Tras el fusilamiento de los primeros jefes insurgentes en 1811, en Puebla se fortalecieron los incipientes brotes rebeldes que habían surgido en la Sierra Norte. En esta zona la rebelión estuvo al mando de José Francisco Osorno. También se mostraban afines a los independentistas las regiones de Izúcar y Tehuacán. Especialmente en Tlapa, en el sur de la intendencia. Aquí los rebeldes se pusieron bajo las órdenes de José María Morelos y Pavón, quien continuó con la lucha que un año antes Hidalgo había iniciado.

En el sur del estado, Izúcar recibía a Morelos en diciembre de 1811. Al mismo tiempo avanzó Valerio Trujano en la Mixteca poblana. Él formó un corredor insurgente entre el valle de Izúcar y el valle de Tehuacán. El 23 de febrero de 1812, se alzó en armas el realista Ciríaco del Llano sitió Izúcar. Aunque no pudo tomar la plaza y tuvo que acudir a apoyar a Calleja y las tropas que sitiaban en Cuautla a los insurgentes. Tras su victoria en Cuautla el 2 de mayo de 1812, Morelos y sus tropas se dirigieron a Izúcar. Al mando de 2 mil soldados quedó Mariano Matamoros en esta población. Morelos y el resto del Ejército Insurgente se dirigieron a Tehuacán, apoyados por Trujano que controlaba la Mixteca.

Puebla en la Independencia

Nubes oscuras sobre los ángeles

Mientras tanto, la ciudad de Puebla era asolada por una epidemia. Esta situación de emergencia obligó a la intendencia y al ayuntamiento de la ciudad a tomar algunas medidas. Entre ellas la construcción de un hospital y la del Fuerte de Loreto.

En el oriente, la victoria de Nicolás Bravo en San Agustín del Palmar el 12 de agosto de 1812 ponía nuevamente a las autoridades de la ciudad de Puebla en alerta. Esto debido a que esta victoria insurgente cortaba el paso entre la Angelópolis y el puerto de Veracruz.

Escenas como estas fueron haciendo que en la ciudad se tomaran las medidas necesarias para defender a la Angelópolis. Todo esto hasta la rendición de los insurgentes en Tehuacán y Zacatlán hacia el año de 1817. Fue hasta 1821 cuando Nicolás Bravo y Nicolás de Iturbide, tomaron la ciudad en el proceso de consumación de la Independencia. Hay que recordar que este movimiento que finalizaría el 27 de septiembre de 1821. Con la entrada del ejército trigarante al mando de Iturbide por las calles de la ciudad de México. Al día siguiente se firmó el acta de independencia, pero España no reconocería lo firmado por O’Donojú, sino hasta 1836.




Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN