La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

¿Quién fue Sebastián de Aparicio?

SHARE


En la Iglesia de San Francisco de Asís se encuentra una capilla dedicada a un personaje que es muy venerado. Se trata del beato Sebastián de Aparicio, el cual tiene leyendas y mitos insertados en su vida y curiosa historia. Por ello, a continuación te platicaremos más sobre quién fue este personaje que ahora descansa en la capital de Puebla.

Los inicios de Sebastián de Aparicio

Sebastián de Aparicio y del Pardo nació en Orense, España, en 1502, y desde su nacimiento se reportaron la ocurrencia de varios milagros. Cuentan que, al nacer, contrajo una enfermedad debido a una epidemia, siendo abandonado por su madre fuera de la ciudad. Eventualmente fue rescatado por una loba que, al morderlo, le ocasionó un sangrado que también logró curarlo de manera milagrosa.

Resultado de imagen para san sebastian de aparicio

Es por esta razón que se dice que Sebastián de Aparicio tenía cierto poder e influencia sobre los animales salvajes. A sus 31 años de edad, dejó España para buscar suerte en las Indias Occidentales, llegando así a Nueva España. Fue aquí que este beato de la iglesia católica logró introducir varios avances para la vida cotidiana de sus habitantes.

Restos de Sebastián de Aparicio

Entre los avances de Sebastián de Aparicio, se encuentran el introducir el uso de carretas y mejorar el camino de Veracruz a Ciudad de México. También es el padre de la charrería, al pedir que los indígenas pudieran montar a caballo para mostrar sus suertes. Incluso se dice que cristianizó el Día de Muertos en su hacienda localizada en Azcapotzalco.

Su ingreso en la orden franciscana

Sin embargo, Sebastián de Aparicio no tomaría el hábito franciscano ya hasta sus 71 años, después de enviudar dos veces. Si bien los otros frailes mostraron oposición por su avanzada edad, logró eventualmente ingresar a la orden. Fue aceptado en el convento de México, siendo enviado a Tecali de Herrera y a Puebla. Durante 24 años, fue un ejemplo de caridad, pidiendo limosnas para mantener a sus hermanos.



Capilla del beatro Sebastián de Aparicio en la Iglesia de San Francisco de Asís

Sebastián de Aparicio falleció el 20 de febrero de 1600, siendo enterrado en el convento donde falleció. Sin embargo, ahí no termina su historia. En 1617, cuando se construían los cimientos para la capilla de la Virgen Conquistadora, se encontró su cuerpo incorrupto.

Éste fue colocado en una mesa para ser venerado por los fieles. Desgraciadamente, eso ocasionó que se robaran partes de su cuerpo como reliquias, perdiendo dedos, piel e incluso su cabeza. Es por esta razón que sus restos en la capilla de la iglesia de San Francisco tienen puesta una máscara de cera. Finalmente, el papa Pío VI lo beatificó en 1786, después de casi mil milagros registrados.

 

Continuar leyendo: Los santos de Puebla más venerados



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN