La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Ruta Gastronómica de Puebla, de norte a sur

SHARE


Desde Xicotepec hasta Tehuacán y de Cholula a Cuetzalan, todos los caminos de Puebla llevan hacia los sentidos del alma. Veredas adornadas de sabores, texturas, olores y formas de ver la vida poblana. De la sierra a los volcanes, pasando por sus lagunas, cascadas, bosques y ciudades. Cada punto cardinal de esta tierra poblana esta sazonada con una cocina bendecida por los dioses, la historia y sobre todo, su gente. Conoce más de esta ruta gastronómica de Puebla y enamórate con cada uno de sus rincones.

Bocado a bocado

La ruta gastronómica de Puebla no puede iniciar en otro lado que no sea la Sierra Norte de Puebla. Esta región está conformada por una población de diversas etnias como los totonacos, nahuas, otomíes y tepehuas. La cocina de esta región se encuentra demarcada por el gran uso de hierbas comestibles como los quelites, berros, guajes, epazote, pápalo y verdolagas. No hay que olvidar al rey cocinero de la región: Zacatlán. El municipio cuenta con una enorme tradición en el cultivo de frutas, sobre todo la manzana. De igual manera, el pan de queso, las conservas, la sidra y un delicioso café serrano, son algunos de los grandes tesoros culinarios.

Tlayoyos

Llegando a la Sierra Nororiental de Puebla, unos deliciosos tlayoyos rellenos de alberjón te recibirán en esta región. Esta zona se destaca del resto por las interminables calles empedradas y la magia de su gente. Algunos de los platillos que podrás disfrutar aquí son los molotes, la cecina serrana y diversas bebidas a base de frutas. Las más populares con el maracuyá y el yolixpan hecho a base de hierbas y cítricos.

Mixiote poblano

Antes de arribar al centro de la entidad nos encontramos por la región de Valle Serdán. Esta demarcación territorial cuenta con grandes platillos como el chileatole, el mole de hongos, la barbacoa blanca, mixiotes y el pipián. De igual manera, se pueden saborear dulces típicos hechos de calabaza, pera, manzana, durazno y guayaba.

Platillo a platillo

Estamos en la zona más importante del estado y no hay mejor manera de conocerla que por su comida. La Angelópolis está cimentada en leyendas y platillos que le han dado una identidad propia. Platillos como el chile en Nogada, los exquisitos molotes así como las tradicionales cemitas y el emblemático mole poblano, desencadenan todo el sabor de la región sobre la mesa.



mole poblano

Esta ruta gastronómica de Puebla no puede terminar sin visitar la región más al sur: Tehuacán y la Sierra Negra. Esta zona se caracteriza por un elemento único y que da origen a gran parte de su historia: el maíz. Sea en tamales o el tradicional pan de burro, Tehuacán y sus alrededores se distinguen por ser cuna de sabores y nuevas mezclas. Punto y aparte para el mole de Caderas. Una tradición de décadas donde se puede saborear todo la esencia de la región.

Mole de Caderas

N cabe duda que Puebla es cuna de platillos donde puedes pescar truchas y prepararlas al estilo chilpetin o disfrutar de los chicales (hormigas grandes) en Pahuatlán y Xicotepec así como los escamoles (huevos de hormiga muy populares en Ixtacamaxtitlán) y chinicuiles (oruga rojiza del maguey) en Huauchinango. Todo en Puebla es sabor y cosas por descubrir.

Continuar leyendo: Restaurantes para degustar buena gastronomía poblana



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN