La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Santa Rosa: Cuna de la cocina poblana

SHARE


La herencia gastronómica de Puebla habita en las esquinas más remotas de la Cocina de Santa Rosa. La  cuna de la cocina poblana guarda en cada cuadro de talavera los ingredientes que dieron vida a esta comida. Además de sus 300 años de historia, el lugar es el emblema culinario por excelencia y el hogar de los aromas más fieles dentro de esta tradición milenaria.

Los orígenes del mole poblano

La cocina de Santa Rosa forma parte del ex convento del mismo nombre que comenzó sus actividades a inicios del año 1677.  Un grupo de monjas se unió para conformar un beaterio bajo la orden de los dominicos. La cuna de la cocina poblana ostenta también el honroso galardón de ver nacer al histórico mole poblano. Gracias a un mensaje divino, el origen del alimento surgió en la mente de la monja Sor Andrea al querer mezclar lo mejor de la cocina mexicana y española para recibir la visita del Virrey de Nueva España.

Así, Sor Andrea mezcló el picor del chile pasilla, chipotle, mulato y ancho. Además de ajo, cebolla y jitomate agregó almendras, ajonjolí y cacahuate. Finalmente terminó su labor con la dulzura del plátano macho, chocolate, pasas, y las especias canela, comino y clavo.

Una cocina poblana que perdura



La formación del platillo se quedó impregnado en cada cuadro de talavera que rodea al ahora museo. A pesar del paso del tiempo y su forma de preparación, el mole poblano sigue siendo el mismo. Asimismo la receta de Sor Andrea de la Asunción perdurará en el tiempo.

La cocina de Santa Rosa guarda sigilosamente, en cada cazuela, cuchara, chimolera y molcajete, decenas de historias gastronómicas. Finalmente la cuna del mole poblano en una enciclopedia gastronómica que sigue dando catedra de la cocina poblana, un sabor que nunca morirá.



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN