La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

10 cosas que hacen algunos poblanos en la iglesia

SHARE
, / 1567 0


Seamos honestos, los poblanos a lo largo y ancho de nuestro México tenemos la indestructible fama de ser  muy “mochos”. Si no entiendes el peculiar significado de ser “mocho”, la Real Academia Española (RAE) lo define  como una persona santurrona. Es decir, una persona que es extremadamente exagerada en los actos de devoción o que, por convivir, solo aparenta serlo. Situación que si bien a algunos cuantos les molesta de sobremanera, a otros, simplemente, ni les va ni les viene.

Dado que  somos una ciudad con una población mayormente santa, católica y apostólica (creo que así se reza la oración). Hay quienes cada domingo se toman a pecho la tarea de cumplir con el tercer mandamiento de la ley sagrada. A partir de entonces, este hecho se convierte en un “acto cómico” por el cúmulo de situaciones que se desprenden.



Resultado de imagen para personas en la iglesia

Estas son las 10 cosas que algunos poblanos y poblanas hacen al visitar domingo tras domingo la casa de Dios.

  1. Hacer una precisa exploración de 360° al llegar para encontrar a amistades (o familiares) y sentarse junto a ellas.
  2. Si no tienen con quien sentarse para rezar en comunión, apartan dos o tres lugares “por si se ofrece”.
  3. Sentarse en las bancas frente al altar para ser “los elegidos” y tener sus minutos de fama leyendo la Biblia.
  4. ¡Peor aún! Si se llega tarde –por el motivo que más le agrade- hacer lo posible por encontrar dónde sentarse. A fin de no quedarse parado(a) una hora evidenciando que no llegué a tiempo al encuentro dominical con el Señor.
  5. Sonreír torcidamente y saludar a todos en la comunión (aunque se caigan en la punta del hígado) por el “qué dirán”.
  6. Llegar en un auto del año a la iglesia y sólo dar 10 pesitos (o la morrallita sobrante) como limosna.
  7. Arreglarse como para ir a un evento de la high society y criticar a quien va cómodamente vestido un domingo. Pero eso sí, no pierden la oportunidad de echarse un tacote de ojo con las y los feligreses más agraciados.
  8. Seleccionar mentalmente a quién sí y a quién no darle “la paz”, pero terminar haciéndolo con todo el que queda cerca.
  9. Perseguir al Sacerdote al término de la celebración eucarística sólo  para llamar la atención, y sí se puede, una selfie.
  10. Dejar de ir a misa si cambian al padre porque el nuevo “es anticuado”, “no inspira” o “no es nice”.

Estas situaciones no se dan en todas las iglesias, sino en aquellas en las que la concurrencia aparenta ser “de sociedad”. Y si no te habías fijado en estos peculiares detalles, la próxima vez que vayas a misa recuerda este decálogo.

Puedes ir en paz, esta nota ha terminado.



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN