Leyendo

Capilla del beato Sebastián de Aparicio

Capilla del beato Sebastián de Aparicio

Capilla del Beato Sebastián de Aparicio2

Dentro de la Iglesia de San Francisco, una de las más antiguas en la Ciudad de los Ángeles con fuertes lazos a la fundación de la misma, se encuentra una de las capillas más impresionantes de Puebla: la dedicada al beato Sebastián de Aparicio. Pero, ¿sabes en realidad algo más allá de que aquí se encuentra una momia de dicho religioso? Pues a continuación te explicamos algunas cosas que tal vez desconocías sobre este lugar y esta persona.

Para empezar, Sebastián de Aparicio fue un español nacido en Orense, en 1502. Se cuenta que su milagrosa vida comienza cuando obtuvo una enfermedad debido a una epidemia, siendo abandonado por su madre en las afueras de la ciudad, en donde hubiera muerto de no ser porque una loba le mordió, curando su enfermedad debido al sangrado que le causó. Esta anécdota le da a este personaje cierta influencia y poder sobre las bestias.

Restos de Sebastián de Aparicio

Después, a sus 31 años, viaja a Nueva España en donde ayudó en grandes avances urbanos, como el establecer carreteras, mejorar el camino entre Veracruz y Ciudad de México y creó el camino a Zacatecas. Incluso tuvo un papel en la creación de la charrería contemporánea, pues fue él quien pidió que los indígenas pudieran montar a caballo para realizar suertes con ellos. El hecho de que fuera carretonero, cargando carretas llenas de leña, hace que hoy sea el patrono de los choferes.

No fue hasta sus 71 años que fue aceptado en la Orden de los Franciscanos, algo inusual debido a su avanzada edad, donde se dedicó a recolectar limosnas por 24 años para mantener a sus hermanos, ganando fama de caritativo, santo y milagroso hasta que murió el 20 de febrero de 1600.

Antes de continuar hablando sobre él, debemos proseguir con la historia de la capilla en sí. Ésta originalmente fue dedicada a la Virgen Conquistadora, aquella que fue traída por Hernán Cortés cuando llegó por primera vez a América. Después de que Cortés regalara esta imagen al señor de Atlihuetzia, Gonzalo Axcotécatl Cacomitzin, ésta fue eventualmente decomisada por el guardián del monasterio de Tlaxcala, fray Juan de Rivas, quien la llevó a la Iglesia de San Francisco para que aquí se le construyera una capilla en su honor además de una cofradía, que en su momento fue de gran importancia en la ciudad.

Imagen de la Virgen Conquistadora

Sin embargo, al realizarse los cimientos para la capilla de la Virgen Conquistadora en el año de 1617 fue que se encontró el cuerpo de Sebastián de Aparicio en un estado incorrupto. Fue esta la razón por la que fue colocado en una mesa para su veneración, aunque esto ocasionó que la gente robara partes de su cuerpo, como uñas, piel, etcétera, con el fin de obtener reliquias. Incluso se llegaron a robar su cabeza, la cual fue recuperada en muy mal estado, por lo que se le colocó una máscara de cera encima para cubrir el daño. Eventualmente, fue beatificado en 1789.

Así que ya sabes la historia detrás de este beato en la capilla nombrada en su honor y en la imagen de la Virgen Conquistadora que se encuentra en exposición. La siguiente vez que pises aquí, recuerda que hay una historia compleja detrás de esas exhibiciones.

Escribe un comentario


Artículos Relacionados

INSTAGRAM
PUEBLA DOS 22