La histórica Casa Raboso

La riqueza cultural e histórica del Centro Histórico de Puebla es inacabable y sorprende a todo el mundo. Sus calles y edificios son como páginas de un libro, donde se escribieron relatos y anécdotas que más tarde dieron forma a la Puebla actual. La antigua Casa Raboso es uno de estos componentes que ha dado vida a la ciudad.

Su historia

La calle donde se ubica el inmueble histórico se conoció en el siglo XVI como calle de Santo Domingo, debido a que pasaba por la puerta principal de dicho convento. A partir del siguiente siglo comenzó a denominarse como calle de Raboso, por estar ubicada en una de sus aceras la casa morada de la célebre familia Raboso de la Plaza. Este bello inmueble de estilo barroco se levantó en el siglo XVII. Primero le perteneció a Alfonso Raboso de Guevara y la Plaza, alguacil mayor de Puebla originario de la Villa de Iliana –hoy Toledo, España–. Este personaje también fue dueño del ingenio azucarero de San Juan Bautista Atotonilco, en Izúcar, base patrimonial de la familia.

Con el paso de los años, la Casa Raboso fue ocupada por diversas personas de importancia en la sociedad.
Foto: pueblaheroica.blogspot.com

Después de su fallecimiento, en 1680, fue sepultado en el convento de Santo Domingo y la casa pasó a su hijo Miguel Raboso de la Plaza, quien también fue capitán y alguacil mayor desde 1675 hasta 1693, año en el que falleció a causa de la peste que asoló a Puebla. Tenía apenas 36 años. Con el paso de los años, la Casa Raboso fue ocupada por diversas personas de importancia en la sociedad.

Casa Raboso hoy en día

El último propietario particular que usó la casa como vivienda, entre 1885 y 1905, fue el canónigo Bernardo Fuentes. Hasta 1920 volvió a ser ocupada, ahora como oficinas de la empresa La Piedad SA y a partir de 1924 sirvió como edificio del gobierno federal. Actualmente, el inmueble alberga las oficinas del programa federal Seguro Popular. Sin embargo, puedes visitarlo y comprobar que aún conserva su estructura original de la época colonial. Su ornamentación de yeso y argamasa delata su estilo barroco, muy característico de la Puebla antigua; sin duda un edificio que vale la pena apreciar. Recuerda que está ubicada en 4 Oriente, muy cerca del Museo del Alfeñique.

Continúa leyendo: Casa de la Palestina, el museo que nadie visita

Imagen de portada: Jesús Alcántara

Escribe un comentario


Artículos Relacionados

INSTAGRAM
PUEBLA DOS 22