La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Hablemos de Chipilo, un rincón italiano en Puebla

SHARE


Si has ido de Puebla a Atlixco por carretera federal, seguramente a mitad de camino te has topado con Chipilo. El letrero con el nombre del pueblo, con otro debajo que dice “Ciudad hermana de Segusino”, anuncia la llegada. Se trata de una localidad famosa por dedicarse a la industria de los lácteos. Por esa razón, un peculiar aroma a abono vacuno impregna la atmósfera del lugar.

chipilo_cartel

La fundación

La palabra Chipilo proviene del náhuatl chipilli, que quiere decir pequeño. Por tanto, el nombre del pueblo debería traducirse como “lugar de pequeños”. Sin embargo, la lengua que los habitantes de este lugar hablan no es una indígena. Es chipileño, una especie de véneto, idioma hablado en la región con el mismo nombre. Ello, debido a que esta colonia fue fundada por inmigrantes italianos provenientes de la región del norte.

Fue el 2 de octubre de 1882 cuando se fundó la localidad en el estado de Puebla. La mayoría de sus pobladores venían de Segusino. Sin embargo también llegaron otros procedentes de Valdobbiadene, Feltre, Quero y Maser. Llegaron a México huyendo de la pobreza que azotaba al país mediterráneo en aquella época. La mayoría se dedicó de lleno a la ganadería.



chipilo_primerosaños

Primeros años y Revolución

Durante los primeros 20 años de existencia, esta colonia formada por 420 italianos se llamaba Fernández Leal. Ya en el siglo XX, Chipilo se mantuvo al margen de los pueblos aledaños y se caracterizó por su hermeticidad. Una de las principales razones para alejarse del resto de Puebla fue la Revolución.

Se dice que en la época revolucionaria, los pobladores se tuvieron que enfrentar contra el ejército zapatista. Éstos intentaban saquear las tierras que Porfirio Díaz les había entregado. Sin embargo, se organizaron y consiguieron defender los intereses de Chipilo. Esta acción, incluso fue aplaudida por el Reino de Italia.

Chipilo hoy en día

chipilo_ch

En la actualidad, sigue manteniendo sus costumbres y tradiciones, mismas que fueron importadas desde Italia. Ello, a pesar de que la ciudad de Puebla comienza a absorber al municipio dentro de la mancha urbana.

Si visitas Chipilo, te darás cuenta que se trata de un lugar diferente. No hay zócalo ni palacio de gobierno a su alrededor, como en la mayoría de las municipalidades de México. Y la iglesia principal, más bien parece una sencilla parroquia luterana. En sí, el sitio se asemeja mucho a los pueblos de la región europea antes mencionada… Con todo y su tradición agropecuaria y hasta sus güeros, como cariñosamente se les llama a los chipileños.



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN