La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

El emblemático Monumento a Ignacio Zaragoza

SHARE


Muchos poblanos no se dan cuenta al pasar por la Calzada Ejército del Oriente de que pasan por un mausoleo. Se trata del lugar de descansa de los restos de uno de los generales más importantes que ha tenido México. Nos referimos al Monumento a Ignacio Zaragoza, ubicado cerca de los Fuertes de Loreto y Guadalupe, donde defendió al país.

La muerte de Ignacio Zaragoza

Durante la Segunda Intervención Francesa en Puebla, Ignacio Zaragoza visitó a las tropas en la borrasca de las cumbres de Acultzingo. En ese momento ya había reportes de tifo o tifus –no confundir con tifoidea– entre algunos de los soldados. Desgraciadamente, fue aquí que el general se contagió de lo que le quitaría la vida lejos del campo de batalla.

Después de entregar el mando del Ejército de Oriente al general Jesús González Ortega el 3 de septiembre de 1862, sus síntomas empeoraron. Cinco días después, el general falleció a sus 33 años de edad, lejos del campo de batalla. En su honor, Benito Juárez develó el 4 de mayo de 1868 un monumento póstumo en Panteón de San Fernando.

Levantando el Monumento a Ignacio Zaragoza



Años después, sus restos fueron traídos desde dicho panteón en Ciudad de México de vuelta a la ciudad de Puebla. El 5 de mayo de 1976, Luis Echeverría realizó este decreto, regresando a Puebla 114 años después de su muerte. Los restos de su esposa, Rafaela Padilla de Zaragoza, fueron exhumados y traídos a Puebla en 1979, tres años después.

Los restos de ambos fueron colocados en el Mausoleo y Monumento a Ignacio Zaragoza en los Fuertes de Puebla capital. La estatua que se encuentra en la cima de una de las torres aquí fue esculpida por Jesús Corro Ferrer. Es en la actualidad uno de los sitios más impactantes de la ciudad debido a su imagen y su historia.

 

Continuar leyendo: Lo que no sabías del Monumento a la Victoria



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN