La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

¿Qué es El Mendrugo y por qué tiene casa en Puebla?

SHARE


Si alguna vez has caminado por la cuadra que conforman las calles 3 y 5 Oriente, sobre la 4 Sur, seguramente has visto la Casa del Mendrugo. Se trata de una construcción virreinal que destaca no sólo por su estilo sino por su tamaño. Sin duda es uno de los edificios más bellos del Centro Histórico de la ciudad de Puebla. Por esta razón, te invitamos a que conozcas la historia de este precioso inmueble.

Legado jesuita

La orden de los jesuitas fue una de las que llegó a México durante la etapa virreinal. Se caracterizaron por su férrea disciplina y por su labor educativa. De hecho, en la ciudad de Puebla abrieron varios colegios –entre ellos el de San Pantaleón– para preparar a sacerdotes. Por ello se dieron a la tarea de erguir distintos edificios en los que desempeñaban su labor.

Restauración y remodelación de la Casa del Mendrugo

Entre ellos destacó este sitio al que en la actualidad se le conoce como la Casa del Mendrugo. Cabe mencionar que, la palabra “mendrugo”, según la Real Academia Española, quiere decir pedazo de pan duro o desechado. Sin embargo, la interpretación popular del vocablo es la de “limosna”. Debido a que la casa fue construida gracias a las donaciones que la gente hacía durante las misas, el nombre refleja su razón de ser. Otras versiones apuntan a que los religiosos eran tan buenos para administrarse que siempre lograban ahorrar y con estos sobrantes se construiría la casa.

Con la expulsión de los jesuitas de México, debido a algunos problemas entre el gobierno y la orden religiosa, los inmuebles pasaron a distintas manos. Se sabe que la Casa del Mendrugo ha tenido diferentes inquilinos desde entonces. Además, con las Leyes de Reforma –que separaron a la iglesia del gobierno– pasó a formar parte de los bienes del estado y más tarde a particulares.

El rescate y los hallazgos

Restauración de la Casa del Mendrugo

Ramón Lozano Torres adquirió el inmueble en 2008. En aquel entonces la casa se encontraba en abandono, por lo que se emprendieron tareas de restauración. La remodelación y acondicionamiento incluían una cisterna para abastecer al inmueble de agua, por lo que tuvieron que emprenderse tareas de excavación.



La sorpresa sería mayúscula cuando al comenzar a rascar en la tierra, pues aparecieron diferentes piezas de mayólica y cerámica. Ello resultó fascinante debido a su antigüedad y continuaron rascando hasta encontrar más vestigios. Pero el más fascinante de todos los encuentros resultó en “Chuchita”. Se trata de una osamenta de mujer que data de hace más de tres mil años de antigüedad.

Casa del Mendrugo

Cabe señalar que para dicho momento, la colaboración del INAH y la UNAM en las investigaciones, fue clave para continuar con el proyecto. Asimismo, de acuerdo con Lozano Torres, este lugar posee un valor sentimental para él. Según su actual dueño, el edificio estuvo durante más de 60 años en manos de familiares suyos.

Actualmente, la Casa del Mendrugo alberga a un restaurante, una galería y un museo. En este último se muestra gran parte de las joyas que se hallaron durante la remodelación del inmueble. Está abierto al público, sin necesidad de consumir en el restaurante o comprar alguna pieza. Por su parte, el restaurante destaca por su propuesta, que resalta los sabores locales, producto de la mezcla entre lo indígena y lo español.

fachada de la Casa del Mendrugo



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN