La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

La Constancia Mexicana, reliquia de esfuerzo

SHARE


Histórica desde su inicio, La Constancia Mexicana es más que una antigua fábrica textil. Representa el primer rostro de industrialización que ayudó en el desarrollo de México. Un lugar de historicidad perpetua donde habitan las historias, memorias y hechos de Puebla. Este sitio es un emblema latente de nuestro territorio y un albergue de las artes y la cultura actual. Conócelo a continuación.

Edificios de esfuerzos

Ya lo dijo la cronista Marquesa de Calderón de la Barca en su visita a la antigua edificación “fueron grandes los obstáculos, y dificultades que hubo que vencer antes de siquiera alcanzar su propósito”. Durante la conformación del edificio, fue necesario traer desde Europa diversas maquinarias de gran tamaño en barco. Pero fueron diversas las ocasiones en que estos traslados fracasaron y se hundieron. Nada de esto fue suficiente para doblegar el espíritu de los encargados del proyecto y luego de diversos intentos, lograron su cometido. Es por esta razón donde se tomó el nombre de este monumento histórico.

Vista del interior de La Constancia Mexicana

La fábrica comenzó sus operaciones el  7 de enero de 1835 bajo el mando de los fundadores Esteban de Antuñano y Gumersindo Saviñón. Estaba instalada en el viejo molino de Santo Domingo situado a 5 kilómetros del centro de la ciudad a las riberas del río Atoyac. En ese entonces, fue la primera de su tipo en utilizar energía hidráulica para mover su maquinaria.

Vista de la fachada de la Constancia Mexicana

El terreno que ocupó la ex fábrica era de 69 mil metros cuadrados y es de forma elíptica. El conjunto estaba integrado por tres secciones: las viviendas de los trabajadores; áreas administrativas y espacios productivos y zonas de esparcimiento. Durante su auge se construyeron diversos puentes para conectar los diversos sitios dentro de la zona.

El comienzo del fin

Fue hasta marzo de 1847, con la muerte de Esteban de Antuñano, que la fábrica dejó de estar en poder de los fundadores. En 1934, pasó a manos de Miguel Barbaroux quien fue el último dueño de La Constancia Mexicana. Finalmente, el recinto cerró sus puertas en 1991. A partir de este hecho, la estructura textil fue expropiada por el gobierno en 2001 para la conformación de un complejo cultural y artístico.



Vista de uno de los museos en La Constancia Mexicana

En la actualidad, el lugar es un punto de referencia cultural gracias al proyecto de rescate conformado por el Museo del Automóvil, el Museo Infantil La Constancia Mexicana, la Fototeca “Juan C. Méndez” y la Fonoteca “Vicente T. Mendoza”. De igual manera se encuentran aquí el Museo de la Música de Viena, el Museo de la Música Mexicana “Rafael Tovar y de Teresa”, el Paseo de los Gigantes y el Museo del Títere y Marionetas Mexicanas.

Vista de la antigua maquinaria en La Constancia Mexicana

Por su importancia y trascendencia, La Constancia Mexicana se encuentra desde 2004 en la lista indicativa para ser Patrimonio de la Humanidad de México. Puedes visitarlo en la avenida Obreros Independientes S/N, colonia Luz Obrera.

Continuar leyendo: Deslúmbrate con los mejores museos en Puebla



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN