La historia de los Fuertes en Puebla

Los Fuertes de Loreto y Guadalupe en la ciudad de Puebla son lugares de suma importancia para la historia poblana. Aquí fue donde se llevó a cabo la defensa durante la toma de la ciudad por parte del ejército francés. Sin embargo, son pocas las personas que conocen cuál es la historia previa al famoso 5 de mayo en Puebla. Es por ello que a continuación te contamos un poco más acerca de la historia detrás de estos históricos fuertes.

Antes de los Fuertes, había una ermita

Para empezar, el pequeño cerro donde se encuentran localizados los Fuertes de Loreto y Guadalupe tiene un nombre poco conocido. Durante la época prehispánica, el nombre del cerro donde se sostienen estos asentamientos era conocido bajo el nombre de Acueyametepec.

Fuerte de Loreto, uno de los fuertes de Puebla

Sin embargo, la llegada de los monjes franciscanos durante el siglo XVI trajo consecuencias irreversibles que aún perduran hasta hoy. Esta orden de religiosos  construyó una ermita en la cara Este del cerro. Eventualmente, dicha ermita se expandió a templo bajo la advocación de San Cristóbal. Finalmente, este templo pasó a ser propiedad de los betlemitas, por lo que el cerro fue renombrado como de Belén. Además, éste terminó dedicándose a la Virgen de Guadalupe. En cambio, en el lado Oeste de este cerro, se construyó otro templo, éste advocado a la Virgen de Loreto.

De uso religioso a militar

Con el paso del tiempo, estas construcciones tuvieron que ser fortificadas con una muralla y revestimiento de cal. ¿La razón? Fueron convertidos en 1816 en fuertes militares por el español Ciriaco de Llano. El objetivo de estos nuevos fuertes consistía en prevenir ataques de insurgentes durante la lucha por la Independencia de México.

Fuerte de Guadalupe

Con el paso del tiempo, los fuertes fueron utilizados como polvorín. En todo caso, la llegada del ejército francés reavivó su uso. Fueron una pieza clave en la defensa de esta ciudad.

Escribe un comentario


Artículos Relacionados

INSTAGRAM
PUEBLA DOS 22