La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

La Ruta Valle Serdán, senderos de historia

SHARE


Por los verdes senderos de la entidad poblana se mueve un camino repleto de verdes paisajes y monumentos del pasado. No es una historia de ficción ni mucho menos una leyenda tradicional. Es la Ruta Valle Serdán. El camino hecho por el pasado, presente y futuro de la región poblana en donde habita la calma y tranquilidad. Cada parada de esta travesía es más bella que la otra sin dejar nada a la imaginación, conócela y atrévete a recorrerla.

San José Chiapa

Custodiado por las grandes maravillas naturales de Puebla, San José Chiapa cuenta con un ambiente único en toda la región. A un costado, La Malinche, al otro, el Citlaltépetl y más cerca, la laguna de Totolcingo. Cada uno de estos guardianes, conforman el vasto mapa turístico de este pequeño poblado en donde también destaca la imponente iglesia parroquial en donde se encuentra un retablo de ónix.

San José Chiapa

Chalchicomula de Sesma

Por las laderas de este poblado, Quetzalcóatl jugó. Corrió y de deslizó por el cerro del Resbaladero. Hoy en día, los dioses siguen habitando este sitio hecho de historia. Es Chalchicomula de Sesma, un sitio localizado a las faldas del Citlaltépetl en donde se cuentan un sinfín de historias y leyendas. Algunos de los monumentos más importantes del lugar son el antiguo acueducto así como la Iglesia de Jesús de las Tres Caídas. Chalchicomula de Sesma es también una parada frecuente para los que buscan conquistar el Pico de Orizaba.

Chalchicomula de Sesma

Tecamachalco

Localizado a tan sólo 61 kilómetros de la ciudad de Puebla, Tecamachalco camina con belleza propia. Este lugar se ha convertido en la parada más importante de la Ruta Valle Serdán gracias a sus bellas construcciones y actualidad moderna. Aquí, el Ex Convento Franciscano se ha vuelto la batuta de este camino gracias a sus interiores y medallones pintados por el tlacuilo en el sotocorro.



Tecamachalco

Tepeyahualco de Hidalgo

Tepeyahualco de Hidalgo es más que un poblado. Es el sitio en donde descansa una parte de la historia poblana. Su principal atractivo, la zona arqueológica de Cantona, se ubica a 100 kilómetros de la Angelópolis y es uno de los centros ceremoniales más grandes de todo el estado. En su época de gloria, fue una de las metrópolis del México prehispánico. En la actualidad, cuenta con una gran cantidad de espacios como la acrópolis, juegos de pelota y diversas calles.

Cantona, Tepeyahualco de Hidalgo

Acatzingo de Hidalgo

Custodiado por dos volcanes a sus costados, Acatzingo de Hidalgo es el mejor cierre de este camino blanco y verde. Cuenta con grandes atractivos como la gran plaza arbolada, el convento franciscano de San Juan Evangelista así como los icónicos arcos de su zócalo, considerados los más largos de toda América. La última parada de esta Ruta Valle Serdán.

Acatzingo, Puebla

Continuar leyendo: Ruta de Puebla a Oaxaca, un camino repleto de atracciones



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN