La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

La leyenda de la Casa de los Marranos

SHARE


En la calle 3 Norte, entre la 6 y 8 Poniente, hay una casa que guarda una anécdota de antaño. Se trata de la leyenda de la Casa de los Marranos, la cual tiene su origen en la época virreinal. A continuación te platicamos la historia que se encuentra ligada fuertemente a este inmueble en el Centro Histórico de Puebla.

Los inicios de la Casa de los Marranos

La historia comienza con Tomás de Fuenleal y Huesca, un español que ganó fortuna en Puebla criando y vendiendo cerdos. Tanto así que este inmueble, que era su hogar, fue adornado con imágenes de cerdos, responsables de su enorme fortuna. Fue así que los antiguos pobladores de la Puebla virreinal bautizaron a este hogar como la Casa de los Marrones.

Casa de los Marranos

En 1689, luego de quedar viudo, contrajo matrimonio con María Luisa Veraza, una joven de apenas 16 años de edad. Sin embargo, no hay nada de romántico en este hecho, pues el matrimonio fue arreglado entre Fuenleal y los padres. A pesar de rogar para que no la obligaran a casarse con este hombre, la boda se llevó a cabo.



En la Casa de los Marranos, había un cocinero experto, un esclavo traído desde China y vendido en nuestra Puebla. Si bien su nombre cristiano era José Gaspar, su verdadero nombre era Chen Li Fa. La joven María tuvo un amorío primero con él, y después con el resto de los sirvientes. Al no medir sus consecuencias, empezó a notar signos de embarazo.

Continuar leyendo: La leyenda de las molenderas de Pueblo Nuevo

Un desenlace irónico

María Luisa habló con todos los sirvientes, pidiendo que mataran a su esposo, para no ser acusada de adulterio. Desgraciadamente para ella, ninguno accedió, por lo que decidió tomar cartas en sus propias manos. Un día se organizó una suntuosa fiesta en la Casa de los Marranos, que se llenó con muchísimos invitados.

Casa de los Marranos

Esa fue la ocasión que aprovechó la esposa infiel para tomar veneno de la cocina y verterlo en el vino de su cónyuge. Lo que no se dio cuenta es que el cocinero Chen Li Fa vio todo esto. Al tratar de detenerla, ella gritó, por lo que don Tomás entró y asumió lo peor, disparándole y matánolo en el momento. Sin querer ni saber, asesinó a su salvador.

Ya en el momento de la fiesta, don Tomás preparó un brindis con la copa envenenada, estando a punto de tomarla. Sin embargo, dio un traspié y, resbalándose, se golpeó en la cabeza, muriendo en el instante. Fue así que María Luisa Veraza se volvió la millonaria heredera de la Casa de los Marranos, sin que nadie alguna vez supiera de sus actividades extramaritales ni de su intento de homicidio.



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN