La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Los deliciosos moles poblanos que todos deben probar

SHARE


Cuenta una de las tantas leyendas sobre el origen del mole, que este divino tesoro fue revelado como una visión dentro de la cocina del Ex Convento de Santa Rosa. Quizá la verdadera historia jamás sea revelada, pero algo es cierto: un platillo así solo podría ser de origen celestial. La variedad de moles poblanos es diversa, llena de matices e historias que vuelan de generación en generación hasta el presente. Es por eso que hemos decidido rendir homenaje a este platillo que traspasa cualquier barrea posible para llegar hasta nuestro paladar. La mesa esta puesta, es hora de disfrutar.

Mole poblano

La palabra mole proviene del náhuatl “mulli” que significa “salsa”. Desde este punto, sabemos que el mole es una combinación de diversas especies, ingredientes y modos de preparación que no debe ser, necesariamente, como el más común. Para comenzar este conteo, es imprescindible hablar del rey del estado y probablemente de México: el mole poblano. Degustado en todo el territorio poblano, es preparado comúnmente con chocolate, chile ancho, mulato, pasilla y chipotle. Aunque muchos son sus orígenes, el más común se remonta a la ciudad de Puebla.

mole poblano

 

Mole de caderas

Variante más lejana del clásico mole y platillo emblemático de la gastronomía poblana: el mole de caderas. Originario de la región sur del estado, específicamente, en las cocinas de Tehuacán. Este manjar cuenta con un gran pasado y todo un ritual a sus alrededores. Su mayor tesoro e ingrediente estrella es sin duda la cadera y espinazo del chivo, el cual le da toda la identidad y exquisitez. Suele consumirse durante casi todo el mes de octubre.

mole de caderas

Pipían

Aunque muchos no lo consideren como tal, el pipían es uno de los moles poblanos más deliciosos. Forma parte de esta lista debido a la combinación de ingredientes que lo hacen similar al mole verde, en su presentación más común. Se le suele elaborar con hierbas y hojas verdes además de pepitas tostadas y otras semillas molidas. No tiene un lugar de origen en específico y se suele consumir en todo el estado con algunas variantes.



Pipían

Mole almendrado

Ideal para paladares dulces y armoniosos. Aunque muchos se adjudiquen su origen, Puebla es su verdadero hogar. Aquí, el ingrediente estrella es la almendra, de ahí su nombre, además de agregar otros como el chile costeño además de ser servido comúnmente con carne de chivo. Sin duda alguna, uno de los moles poblanos más populares y preferidos por los mexicanos.

mole almendrado

Huaxmole

Conocido también como huaxmole de caderas, este platillo pertenece a la región de la mixteca poblana. Su nombre se deriva de la palabra en náhuatl “huaxmolli” que significa “guiso de huaje”. Es precisamente este ingrediente el que le da su exquisito sabor, sin olvidar la carne del chivo, el otro protagonista. Tiene una función ritual y suele consumirse solo durante temporadas o en algunas festividades.

Huaxmole

Manchamanteles

El clásico mole con fruta no podría faltar en este delicioso conteo de los moles poblanos por una simple razón: no hay quien se le compare. Se dice que era el favorito del general José María Morelos y Pavón. Cuenta la leyenda que se le llamó de esa manera debido a que los niños de Puebla solían manchar los manteles al querer saber que estaban comiendo. Suele acompañarse de pollo y de alguna fruta de temporada para darle color y cuerpo.

Manchamanteles

Continuar leyendo:  5 cantinas en Puebla para curarse la vida



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN