Leyendo

Conoce el Mural de los Bebedores en Cholula

Conoce el Mural de los Bebedores en Cholula

A diferencia de la gran mayoría de obras prehispánicas, el Mural de los Bebedores representa el contacto de los hombres con sus dioses mediante una preparación única y escasamente mencionada en el pasado: el pulque. La pintura hallada en la zona arqueológica de Cholula, es un caso único de comunicación entre lo sagrado y lo humano a través de una bebida que sostiene la ideología y tradición de miles de pueblos.

Las raíces del alma nacional

Desde tiempos remotos, la relación entre ser humano y las bebidas intoxicantes ha tenido diversos matices relacionados con el entorno en el que se desarrollan. En México, los primeros datos entorno a este enlace provienen del mural localizado en Teotihuacán. En esta obra, localizada por Rubén Cabrera en 1998, se muestra a varios personajes bailando, comiendo y bebiendo.

Mural de los Bebedores

De acuerdo con registros recabados por fray Bernardino de Sahagún, la embriaguez en Mesoamérica era fuertemente penalizada. En la mayoría de los casos, los castigos eran físicos e incluso se podía llegar hasta la muerte. En otras sociedades o pueblos, el consumo de bebidas alucinógenas era sólo permitido para los ancianos y guerreros.

Trascendente hallazgo

Diferente a otras obras de lugares como Bonampak, Monte Albán y Teotihuacán, el Mural de los Bebedores destaca por el contenido iconográfico donde se ve a los participantes ingerir una bebida, al parecer, embriagante. La pintura fue localizada en 1969 por al arqueólogo Ponciano Salazar en el lado sur de la Gran Pirámide. De acuerdo con diversos especialistas, fue realizado hace mil 800 años durante el apogeo de la ciudad cholulteca.

Mural de los Bebedores

En el Mural de los Bebedores, se pueden observar a más de 110 personajes vinculados de alguna manera al pulque. Algunos sostienen vasos con sus manos, otros preparan la bebida y unos más parecen vomitar. Asimismo, se puede observar a varias personas sentadas en cunclillas con la mirada depositada en el piso.

La pintura de 56 metros de largo por 2.5 metros, constituye una de las obras pictóricas más extraordinarias de Mesoamérica por la desinhibición de su temática. Un aspecto y bebida mexicana que sigue presenta en la actualidad.

Continuar leyendo: El Museo José Luis Bello y González

Escribe un comentario


Artículos Relacionados

INSTAGRAM
PUEBLA DOS 22