La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Puebla y su historia panadera: una exquisita elaboración

SHARE


La panadería poblana se caracteriza por su exquisita elaboración y sabor que hasta la fecha se considera como una de las más importantes de México. De hecho, el olor a pan recién hecho se percibe por toda la Angelópolis. Pues en cada esquina existe una panadería, ya sea tradicional o con mayor auge publicitario, al final de todo el pan es delicioso.

El pan poblano también tiene historia

Desde la fundación de Puebla, en 1531, los españoles advirtieron que lo que sería Puebla, reunía todos los requisitos para la elaboración del pan. Por ejemplo, campos de trigo, aguas con constante movimiento para los molinos y comerciantes. Pues esta ruta era la tomada por los comerciantes que viajaban de Veracruz hasta la Ciudad de México. Con estas características llamaron la atención para volver este terruño en una potencia panificadora.

Todo esto quedó asentado en un fragmento del Ayuntamiento de la Ciudad de Los Ángeles al Consejo de Indias en 1537. “vuestra majestad que en esta ciudad se coge el mejor pan que hay en todo el mundo… alcanza un valle por su término, por su fertilidad, sanidad, grandeza y abundancia”.

Gracias a el estudio de diversos historiadores, llegaron a la conclusión que el negocio de la harina y el pan le dio a al región, prosperidad y riqueza. De hecho, los molinos y trojes se establecieron en ranchos y haciendas. Por ejemplo, San Francisco, Santa Bárbara, El Cristo y San Mateo fueron los primeros, que con el tiempo se multiplicaron por otros sitios de la ciudad.



 

Pan elaborado en casa

Originalmente, el pan se elaboraba en las casas y la comercial se emprendió a principios del siglo XVIII. Comenzando con amasado, horneado, venta callejera y la propaganda más adelante comenzaron a poner accesorios, como la porta pan. Sin embargo, a mitad del siglo aparecieron las panaderías como tal y con el tiempo perfeccionando la elaboración.

 

Después de esto, se comenzaron las casas- panaderías y así como expendios, en el patio de atrás. En la planta baja se colocaban la maquinaria con la que confeccionarían todo el pan y enfrente se abría la tienda al público.

 

El pan de dulce y salado

Las panaderías consumaron la diversidad de panes salados y de dulce, cuyas recetas fueron producto de sincretismo de la cultura europea e indígena. Existe una infinidad de nombres y sabores en el pan. Por ejemplo, cuernos, volcanes, batidas, colchones, almohadas, pañuelos, campechanas, rosquetas entre otros. Todos estos nombre, son muy identificables entre los poblanos que gustan de este delicioso bocado.

 

Continua leyendo: Zapotitlán Salinas, un pretexto de fin de semana



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN