La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Salón Barroco, otra joya poblana en el centro histórico

SHARE


Las estructuras arquitectónicas del pasado le regalaron a Puebla monumentos que embellece al estado a todos sus puntos cardinales. Asimismo, existen lugares en el que le tiempo se detuvo y permite contemplar bellezas únicas.

Tal es el caso del Salón Barroco del edificio Carolino.  Gracias a esto y otras obras esparcidas en la capital, se nombró Relicario Colonial de América.

 

Arte del Barraco

Este sitio se ha ganado la admiración de todos, gracias a sus cuatro corredores que terminan en el viejo claustro. Con un salón de actos y un patio de arcaicas arquerías y bellas escalinatas. Así como por fuera su capilla y sacristía que  actualmente se ha unido a una sola, conocida como el Salón Barroco. Nombre otorgado por su decorado artístico que puede apreciarse a los ojos de todos.

Situado en el segundo piso del edificio Carolino, el Salón Barroco originalmente fue una capilla dedicada a San José. Sus bóvedas tienen características de estilo barroco, como entablamientos curvos y sinuosos. Asimismo, adornos compuestos de conchas, frutas, flores, paños y querubines.

En esta esplendida obra de arte se aprecia una a semejanza entre la sección central de la bóveda y el decorado de la Capilla del Rosario del templo de Santo Domingo. Gracias a esto se considera como una maravilla, haciendo pensar que fue obra de los mismos artífices.



 

Llena de historia

La construcción comenzó en el siglo XVI, siendo en 1578 una institución administrada por jesuitas teniendo el nombre de Colegio del Espíritu Santo. Para la llegada del Rey Carlos III a lo que fue la Nueva España, decidió correr a los jesuitas para convertirlo en bodegas para las soldadescas. Debido a esto, se rebautizado como “Real Colegio Carolino”.

En 1587 se recibió una considerable donación del capitán don Melchor de Covarrubias, nombrándolo fundador. Con forme al tiempo en 1820 se suprimió el vocablo Carolino y se denominó el Real Colegio del Espíritu Santo.

 

Fue en 1825 que el Congreso de Puebla decretó: “El Estado ejercerá la suprema inspección o superintendencia en el Colegio del Espíritu Santo, haciéndolo, entre otra cosa no disponga, por medio del gobierno”. Desde entonces el Instituto se llamó Colegio del Estado. A partir del 21 de mayo del 1937, el colegio se transformó en Universidad de Puebla.

 

Continua leyendo: Las capillas de Puebla más hermosas



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN