Leyendo

San Antonio de Padua y el milagro poblano

San Antonio de Padua y el milagro poblano

Para muchos, el nombre de San Antonio de Padua es sinónimo de esperanza y fe en el amor. Saber que una constante oración y disciplina, podría ser el camino que lleve hacia la pareja ideal. Sin embargo, este santo protagonizó también una leyenda que pocos conocen. Una historia que significó un punto importante durante la intervención francesa en Puebla.

Milagro de guerra

Corría el año de 1863 cuando la ocupación francesa se encontraba en su apogeo. La población se alzaba en armas buscando la defensa del país. Una de las guerrillas más poderosas de la época se encontraba en Puebla, en los municipios de Teziutlán y Tlatauqui comandada por el general Bélendez.

San Antonio de Padua

Gracias a su gran patriotismo y amor por la nación, el entonces presidente Juárez, encargó al general llevar un mensaje de suma importancia al dirigente Porfirio Díaz, encargado de las tropas oaxaqueñas. En los papeles se especificaba la forma en la que el ejército mexicano debía reorganizarse para evitar el ataque de los franceses.

Intervención Francesa

Fue entonces que el general Bélendez emprendió el camino hacia Oaxaca cabalgando por diversas montañas y cerros. Cuando llegó a Teziutlán, vio a un hombre esculpir una imagen de San Antonio de Padua. Compró la pequeña escultura y le ordenó al artesano partirla a la mitad para colocar dentro el importante mensaje.

Por una buena causa

Una vez ocultado los papeles, el general Bélendez continuó su camino con el pretexto de juntar dinero para el santo. Lamentablemente, fue capturado en San Andrés Chalchicomula, donde fue interrogado sobre su recolecta sospechosa. Habilmente, el militar salió intacto al realizar una misa en honor a San Antonio de Padua y demostrar que sólo era un fiel seguidor.

San Antonio de Padua

Cuando las autoridades se percataron de lo sucedido, lo dejaron ir. Días después, llegó hasta el campamento del general Díaz y entrego el importante mensaje. A pesar de que en la actualidad este santo esté vinculado directamente con cosas del amor, anteriormente fue recurrente en asuntos de guerra. La gente acude ahora a él en la calle 24 Poniente 110, Barrio de San Antonio para pedir una pareja, trabajo o el cuidado de los niños. Cada 13 de junio, los feligreses festejan su día y ofrecen una misa en su honor.

Continuar leyendo: ¿Quién fue Sebastián de Aparicio?

Escribe un comentario


Artículos Relacionados

INSTAGRAM
PUEBLA DOS 22