La Revista y Portal Web de Puebla. Director: Roberto Oliva Miranda

,

Templo de Santa María Tonantzintla

SHARE


Es sabido que Puebla posee una gran cantidad de iglesias a lo largo y ancho de su territorio. Sin embargo, existe una en particular que logra resaltar sobre las demás debido a una simple razón: su decoración. Nos referimos a la Iglesia de Santa María Tonantzintla, uno de los ejemplos más significativos del barroco mexicano, llevando esta corriente artística a una expresión muy alta.

Interior de la Iglesia de Santa María Tonantzintla



Cuando se ve por fuera, este templo religioso no es tan impresionante, pues su fachada es relativamente sobria, hecha con cantera gris. Sin embargo, una vez que se cruza su umbral, uno no puede evitar maravillarse con lo atiborrado que el interior se encuentra. No hay un solo espacio en las paredes o techo que no haya sido aprovechado y decorado, creando un horror vacui o miedo al vacío aparente en cada rincón, cayendo en lo churrigueresco.

Al ser construida en el siglo XVII, se encuentra una decoración hecha a partir de yesería policromada, el cual fue realizado a partir del imaginario indígena de la época. Así, se encuentran desde el piso hasta la cúpula y bóveda ángeles con facciones de clara ascendencia indígena, rodeados de un gran follaje de hojas y tópicos tropicales.

Pero, ¿por qué surgió este resultado? Bueno, en náhuatl, Tonantzin significa “nuestra Madrecita” y era a la figura que los habitantes cerca de este poblado rendían tributo. A la llegada de los españoles, se decidió equiparar a Tonantzin con la Virgen María y la orden de los dominicanos ordenó a los indígenas construir este templo en honor a ella. Sin embargo, estas personas no habían dejado a un lado se devoción a sus costumbres, dando como resultado Santa María Tonantzintla, esta amalgama única de arte cristiano con indio.



Escribe un comentario

PASSWORD RESET

LOG IN