Leyendo

Tesoros escondidos de Puebla que pocos conocen

Tesoros escondidos de Puebla que pocos conocen

Igual a un cofre pirata, un lugar conocido sólo en historias o al sitio a donde Indiana Jones no ha llegado, existen diversos sitios el cual su anonimato los hace más bellos. Estos lugares son prueba palpable que lo verdaderamente hermoso no tiene la necesidad de mostrarse o presumirse. Son refugios arquitectónicos, culturales y tradicionales, donde se revela la verdadera esencia de una ciudad, región y país. Por tal razón, te traemos un listado de los tesoros escondidos de Puebla que seguramente desconocidas o alguna vez llegaste a escuchar de ellos. Conócelos uno a uno y adéntrate en ellos.

Capilla del Rosario, Templo de Santo Domingo

Ubicada dentro del Templo de Santo Domingo, la Capilla del Rosario es considerada como la máxima joya del barroco mexicano. Cuenta con una exquisita decoración datada del siglo XVII y fue la primera dedicada a Nuestra Señora del Rosario. Esta capilla alberga una increíble estructura a base de ónix, yesería dorada, pinturas y azulejos forrados con láminas de oro de 22 quilates. No por nada, fue considerada como la octava maravilla del nuevo mundo y nombrada como el “relicario de América” por el papa Juan Pablo II. Se ubica en la calle 5 de Mayo y 4 Poniente 101 dentro del Templo de Santo Domingo. Esta abierto todos los días de 10 a 12:15 horas y de 16:30 a 18 horas.

Interior de la Capilla del Rosario

Salón Barroco, Edificio Carolino

De antemano, el Edificio Carolino es uno de los tesoros arquitectónicos más impresionantes de Puebla. Ahora imagina lo que existe en su interior cuando su exterior es maravilloso. El Salón Barroco fue construido como una capilla dedicada a San José. Su belleza arquitectónica y su colección de pinturas le dieron el título de Relicario Colonial de América. Sus bóvedas están decoradas con elementos barrocos como arcos, entablados, curvados y sinuosos. Cuenta con una espectacular cruz de Calatrava en su centro y diversos bustos realzados de la Virgen Inmaculada a sus costados. De igual manera, sus escudos reales y sus pinturas hacen de este sitio uno de los más bellos de todo el país. Se ubica en la calle 3 Oriente 407, Centro Histórico.

interior del Salón Barroco en el Edificio Carolino

Cocina de Santa Rosa, Centro Cultural Ex Convento de Santa Rosa

La cocina de Santa Rosa bien podría ser el lugar donde nació Tita, la protagonista de la célebre novela Como agua para chocolate de la autora mexicana Laura Esquivel. Un lugar de olores, sabores y tradición poblana que al contrario de la deliciosa historia, esta sí existe. Se ubica dentro del antiguo Ex Convento de Santa Rosa y en ella convergen dos símbolos poblanos: la talavera y el mole. Es aquí donde, a través de ollas, cacerolas y hornos, sentirás toda la esencia gastronómica del lugar. Lo puedes visitar de martes a domingo de 10 a 18 horas en 3 Norte 1203 dentro del Ex Convento de Santa Rosa.

Interior de la Cocina de Santa Rosa

Biblioteca Palafoxiana, Casa de la Cultura

Reconocida como la biblioteca más antigua de América Latina, la Biblioteca Palafoxiana es un lugar donde habita la historia de Puebla. Fue inaugurada el 5 de septiembre de 1646 gracias a la donación personal del obispo Juan de Palafox y Mendoza. En sus entrañas se encuentran uno de los acervos bibliográficos más sorprendentes de todo el mundo. No por nada fue nombrada en el año de 1981 como Monumento Histórico de México. La puedes visitar de martes a domingo de 10 17 horas al interior de la Casa de la Cultura en 5 Oriente 5, Centro Histórico. Uno de los tesoros escondidos de Puebla con mayor importancia.

Interior de la Biblioteca Palafoxiana

Lavaderos de Almoloya, Hotel Rosewood

Tan antiguos como la ciudad misma, los lavaderos de Almoloya forman parte del rico tradicionalismo poblano. Fueron construidos en 1863 y constaba de 20 lavaderos localizados en el ojo de agua de Almoloya. Estas estructuras se ubicaban dentro de una casa por donde circulaban tres manantiales de agua junto al lavadero del río San Francisco. Este sitio era muy demandado por las lavanderas de la ciudad para sus quehaceres domésticos además de convertirse en un sitio de convivencia diaria entre las mujeres. Actualmente, se encuentran dentro de las instalaciones del Hotel Rosewood y pueden ser visitadas sin algún tipo de restricción.  Están en la calle 10 Norte, Barrio El Alto.

Vista de los antiguos lavaderos de Almoloya

Salón de Cabildos, Palacio Municipal

De esencia porfiriana y lujosa decoración, el Salón de Cablidos es uno de los tesoros escondidos de Puebla más espectaculares. Se ubica dentro del Palacio Municipal de la ciudad y fue fundado en el año de 1903. Cuenta con marcado estilo francés aunque su creador fue el ingles Charles T.S. Hall. El lugar rememora dos grandes elementos para la cultura poblana: la Cédula Real que le dio el nombre de “Ciudad de los Ángeles” y la placa con la cual Benito Juárez denominó a la capital como Heroica Puebla de Zaragoza. Hoy en día, el Salón de Cabildos es sede de la administración poblana donde se vela por el bienestar de los pobladores. Durante los fines de semana es posible admirar uno de los tesoros escondidos de Puebla más bellos en la avenida Juan de Palafox y Mendoza 14, Centro Histórico.

Interior del Salón de Cabildos en Puebla

Cripta de los Obispos, Catedral de Puebla

Igual al camposanto episcopal, la Cripta de los Obispos es un lugar de enigmática belleza. Se encuentra debajo del Altar Mayor de la Catedral de Puebla. Aquí descansan 13 de los 35 obispos poblanos que han trabajo a las órdenes de la iglesia poblana. Como parte de su misterioso encanto, la cripta sólo es abierta una vez al año durante las fechas de Día de Muertos, así que planea tu visita en este momento. Se ubica dentro de la Catedral en la calle 16 de Septiembre s/n, Centro Histórico. Uno de los tesoros escondidos de Puebla más impresionantes.

Vista de la cripta de los obispos en la Catedral

Continuar leyendo: Ruta de Puebla a Oaxaca, un camino repleto de atracciones

Escribe un comentario


Artículos Relacionados

INSTAGRAM
PUEBLA DOS 22