Leyendo

Toma un café y lee un libro en Profética

Toma un café y lee un libro en Profética

Todos hemos pasado al menos una vez por esa casona antigua en la 3 Sur esquina con la 7 Poniente. Muchos también nos hemos sentado en su patio a tomar una cerveza o un café, dentro de un ambiente relajado. Sin embargo, los verdaderos atractivos de esta asociación son su biblioteca pública y su librería, con un acervo muy amplio. Es por ello que a continuación te platicaremos un poco más acerca de este sitio: Profética Casa de la Lectura.

La antigua Casa de la Limpia

Para empezar, no siempre fue conocida bajo el mote de Profética, sino con el nombre de Casa de la Limpia. La razón es que se encontraba en la vecindad del Convento de Nuestra Señora de la Limpia y Pura Concepción. Actualmente, este antiguo convento ha sido transformado en un establecimiento conocido como hotel Camino Real, pero eso es otra historia.

Profética Casa de la Lectura, antes y después de su restauración

La casa tuvo un total de cinco dueños anteriores antes de que se convirtiera en Profética Casa de la Lectura. El primero de ellos fue José María García Bolaños, quien la ocupó en 1856, seguido por Eduardo García Robles en 1880. La propiedad fue pasada a Miguel Sandoval en 1920 y Josefina Martínez de Becerra en el año de 1936. Su último dueño fue don Emilio Yitani Checa, quien obtuvo la propiedad de la Casa de la Limpia en1956.

La Profética de ahora

Sin embargo, fue a partir de la década de los 50 que este lugar comenzó a caer en una notoria decadencia. Primero se empezó a destruir para que aquí se construyera un edificio moderno, idea que al final no pudo prosperar. Después se empezó a esparcir un mito urbano donde se afirmaba que dentro de la propiedad había un tesoro escondido. Como resultado, los entresuelos, vigas, techado y más fueron sistemáticamente destruidos con tal de encontrar este famoso pero inexistente tesoro.

Biblioteca de Profética

De no ser por los esfuerzos de Ramón Pablo Loreto, este lugar hubiera pasado a la historia como cualquier inmueble. Fue él quien se opuso a la destrucción de la casa, afirmando que esta misma construcción era el anhelado tesoro. Si bien se logró que no se demoliera el edificio, su restauración no daría inicio hasta llegado el año 2000. Fue adquirida por la por la Fundación Elías María, IAP, quien encargó la restauración del inmueble al arquitecto Gonzalo Gómez-Palacio. La restauración, que tuvo que ser en la totalidad del edificio, tardó tres años: desde 2001 hasta el año 2003. Gracias al trabajo de este arquitecto y las donaciones de los señores Elías y Nicanor M. Escalera, Profética Casa de Lectura se ha convertido en un referente cultural indiscutible de Puebla.

Escribe un comentario


Artículos Relacionados

INSTAGRAM
PUEBLA DOS 22